Profesores y Directivos Escolares: Reciprocidad profesional en los establecimientos educacionales, ¿es posible de alcanzar?

Columna de : María José Saffie

Jefa de Proyecto Herramientas para la Gestión y Liderazgo Escolar

Si la autoridad formal de mi rol exige que yo pida cuentas por los resultados o las acciones a otra persona, esto implica que también tengo la responsabilidad de demostrarle a esa otra persona que soy capaz de hacer lo que estoy pidiendo que haga. Richard Elmore

Liderando Escuelas – CEDLE – es la primera plataforma gratuita de gestión pedagógica que otorga herramientas para apoyar los ciclos de acompañamientos pedagógicos en el aula y la posibilidad de compartir prácticas inspiradoras dentro de la escuela. Es una plataforma responsiva: su diseño se adapta a cualquier dispositivo y tamaño de pantalla, es decir, se podrá acceder desde celulares, ipads y computadores.1.

Dentro de sus funciones destaca la Encuesta: La voz del profesor observado/acompañado que mediante siete preguntas permite al profesor expresar su opinión acerca del desempeño del observador. El objetivo de la encuesta es favorecer la instalación de la reciprocidad profesional dentro de los colegios y liceos de Chile, es decir, que exista correspondencia y colaboración entre profesores y directivos. Instalar lógicas de intercambio de opiniones y de trabajo entre ambos profesionales beneficiará a la comunidad escolar en su conjunto, además de promover mayor satisfacción con los acuerdos profesionales y los desafíos comprometidos después del acompañamiento.

En La voz del profesor observado por ejemplo, se pregunta a los profesores respecto a los aportes que implicó el proceso de acompañamiento y retroalimentación para su desarrollo profesional. Asimismo, permite que el docente realice sugerencias o comentarios que contribuyan al desarrollo profesional del colega y/o directivo que los acompañó al aula. Los resultados de la encuesta sólo se visualizan a nivel de gráficos y de reportes cuando existe un mínimo de siete encuestas respondidas. Cinco de las siete preguntas son anónimas y confidenciales y sólo dos se vinculan al nombre del profesor observado para recibir de forma directa sus sugerencias.

Esta propuesta requiere una redefinición de liderazgo directivo al interior de los establecimientos, donde se genere una mirada profesional más horizontal entre profesores y directivos, donde los directivos también crezcan profesionalmente de la mano de su propio equipo docente: yo te acompaño al aula y tú me acompañas en mi tarea de mejorar mis prácticas pedagógicas como líder escolar. Como plantean Bryk y Schneider (2002), “las relaciones sociales en el trabajo constituyen una característica fundamental de la operación de las comunidades escolares. La naturaleza de estos intercambios sociales y las características culturales locales que los moldean, condicionan la capacidad de la escuela para mejorar”.

En conclusión, La voz del profesor observado requiere de un esfuerzo sistemático de parte de las comunidades escolares para crear las condiciones para que los docentes ejerzan un rol más activo de influencia sobre los directivos y donde estos escuchen la voz del equipo de profesores para que la retroalimentación sea mutua. En fin, un sistema en donde ambos profesionales aprendan de forma continua y se involucren en procesos de desarrollo profesional recíprocos, efectivos y sostenibles en el tiempo.
“La mayor transformación no es la tecnología en sí misma, sino el cambio en las ideas y prácticas sociales que acompañan su incorporación” (Lugo y Kelly, 2011).

1.- En esta columna se hablará de profesores y directivos aludiendo a mujeres y a hombres.