Líderes Sistémicos: Preparando la cooperación

Columna de : Fernando Maureira

Jefe de proyecto "Formación de Líderes sistémicos para la Nueva Educación pública chilena"

El Centro de Desarrollo del Liderazgo Educativo (CEDLE) se encuentra desarrollando -desde agosto de 2016- las primeras dos versiones de un diplomado, que tiene como propósito formar en cuatro años y a nivel nacional a 220 “líderes sistémicos”. Estos líderes son directivos de establecimientos educacionales con capacidad de acompañar a otros directivos y equipos escolares en procesos de mejoramiento de sus prácticas de gestión y liderazgo para elevar sus resultados educativos, a través del trabajo en redes a nivel local. Es importante destacar la Ley de la Nueva Educación Pública (en discusión en el Parlamento) que incorpora a las redes de establecimientos educacionales como un componente muy significativo de la gestión intermedia en los nuevos Servicios Locales de Educación (SLE), servicios que reemplazarán a los municipios en tanto sostenedores de la educación pública chilena.

El propósito del Diplomado es intencionar que los líderes sistémicos fortalezcan sus herramientas teóricas y prácticas para conducir en forma más efectiva a sus redes, como también ser un pertinente apoyo al mejoramiento de la calidad de las prácticas de gestión escolar, tanto a nivel de aula, como de las propias escuelas que conforman una red. Por ello, su formación será un aporte muy significativo para activar de forma efectiva y sustentable a las redes escolares como una forma de organización vital en los futuros Servicios Locales de Educación.

Los participantes de este programa son seleccionados en virtud de su desempeño destacado en las Redes de Mejoramiento Escolar (RME) que se encuentran funcionando, con el apoyo del Ministerio de Educación, a nivel nacional desde el año 2014. El nivel de desempeño se constató a través de la información proporcionada por sus sostenedores y por los supervisores de sus respectivos departamentos provinciales de educación – DEPROV- del Ministerio de Educación.

Para seleccionar a los integrantes de cada una de las dos secciones del diplomado se privilegió que provinieran de comunas, que formen parte de un mismo SLE. De esta manera, la sección que se realiza en la Región Metropolitana, congrega a directivos de escuelas y liceos municipales de cinco comunas aledañas de la zona sur de Santiago. En tanto, la sección que se desarrolla en la IV Región, seleccionó a líderes de establecimientos educacionales de cuatro comunas vecinas ubicadas en el Valle del Elqui.

Competencias y logros específicos

Durante esta formación, se espera que los líderes sistémicos sean capaces de emplear distinciones conceptuales sobre el liderazgo distribuido y el mejoramiento escolar continuo, con el objeto de analizar sistemática y críticamente el contexto socio educativo de sus escuelas y sus propias relaciones de colaboración con otros establecimientos educacionales de su red de manera de potenciar la reflexión y a partir de ella, una acción conjunta.

Se pretende además que puedan emplear herramientas prácticas de gestión escolar que faciliten el desempeño del rol como acompañantes y líderes sistémicos tanto a nivel de cada una de sus escuelas, así como en las redes de escuelas. Se busca constituir verdaderas comunidades profesionales de aprendizaje, donde se privilegie el trabajo cooperativo y el aprendizaje colectivo a partir de una reflexión sistemática respecto de sus prácticas cotidianas, en aras de mejorarlas de forma continua.

Los líderes sistémicos deberán desarrollar herramientas que les permitan vincularse de forma efectiva y provechosa con sus actuales y nuevos sostenedores y otros actores según los requerimientos de la Nueva Educación Pública (NEP). Se precisa que ésta no sea visualizada como “una bajada” de la nueva institucionalidad, sino que su implementación a nivel local, signifique una participación activa de actores escolares. La formación, en este contexto, posibilitará que constituyan puntos de vista, al menos incipientemente articulados, sobre los desafíos que implican el diseño y la puesta en marcha de los nuevos Servicios Locales de Educación.

A nuestro juicio, uno de los principales aportes que podrán y deberán poner en práctica los líderes sistémicos en su desempeño cotidiano, se vincula con la generación de estrategias de cooperación entre comunidades educativas. Significa cambiar el foco de las frecuentes estrategias de competencia con comunidades cercanas, donde se busca frenéticamente llegar a ser “la más desatacada”, sin importar en qué aspecto. En el imperio de la matriz de cooperación en redes, el éxito será aquel del conjunto de comunidades educativas que la componen y no que un establecimiento educacional se logre desatacar gracias a que logró imponerse, por cualquier vía, a otros que se encuentran en su entorno.

Reemplazar la consigna de la competencia por la de cooperación, será un avance muy significativo en el sistema escolar. Un avance que permitirá acercarse más a la entrega de una educación de calidad a todos los estudiantes de la educación pública chilena.