Apoyo Técnico Pedagógico: Aporte Fundamental del Nuevo Sistema de Educación Pública. (Parte II)

Columna de : Andrea Horn

Jefa de Proyecto "Formación de Líderes Intermedios: Líderes para la Nueva Educación Pública".

La primera parte de esta columna fue publicada el 29 de septiembre. Te recomendamos leerla antes de comenzar con esta lectura. Puedes encontrarla AQUÍ.

(…)
Apoyo pedagógico centrado en la escuela
Poner a la escuela en el centro significa contar con un apoyo pedagógico diferenciado y atento a fortalecer las capacidades en cada escuela. Esto implica un nuevo tipo de relación entre sostenedores y establecimientos, y de establecimientos entre si, donde el apoyo se asemeja más a un acompañamiento, en el que adquiere relevancia la formación en servicio para promover la reflexión sobre práctica con los actores escolares – especialmente sus equipos directivos- quienes deben liderar los procesos de mejora. En definitiva, implica entender el apoyo pedagógico como un facilitador del cambio y la mejora continua, y no como una intervención directa en los establecimientos, una función de evaluación o de control.
La nueva legislación dice poco respecto de cómo se va a organizar y desplegar el apoyo técnico al establecimiento en el territorio, lo que se traduce en un importante desafío para los nuevos Servicios Locales. El punto de partida está marcado por una cultura de competencia entre establecimientos, sobrecarga de tareas administrativas en los equipos directivos tanto a nivel escolar como intermedio, y falta de experiencia por parte de la mayoría de nuestros DAEM y Corporaciones Municipales en relación al apoyo pedagógico y al trabajo en red. Sumemos a esto el desafío de constituir nuevos equipos de trabajo en una nueva estructura para abordar otra escala de apoyo a los establecimientos y el trabajo con grupos de establecimientos que provienen de comunas diferentes con distintas experiencias, recursos, lineamientos y culturas de apoyo. Además, estas nuevas funciones se instalarán sobre una realidad compleja, llena de otras regulaciones, prácticas en curso, hábitos, configuraciones de poder y de relaciones por largo tiempo instaladas, y que así como posibles espacios de mejora presenta también fortalezas e iniciativas valiosas a las que se debería reconocer y dar continuidad.
La ley que crea un nuevo sistema de Educación Pública realiza un aporte relevante y necesario en crear mejores condiciones y estructuras para que ocurran cambios y se pueda realizar un mejor apoyo a los establecimientos. Sin embargo, las prácticas, capacidades o culturas de trabajo no cambian por la entrada en vigor de una ley. Estamos en un buen momento para rescatar aprendizajes de nuestras experiencias de apoyo a nivel nacional, así como para revisar lo que están haciendo otros países que han fortalecido sus niveles intermedios. Es importante que podamos desde ya fortalecer algunas capacidades y reflexionar con los actuales líderes intermedios y directivos escolares sobre el apoyo pedagógico que las escuelas necesitan.
Durante este año desde el CEDLE estamos realizando el diplomado “Liderazgo Intermedio con Foco en el Apoyo Educativo a los Establecimientos” con el que buscamos fortalecer capacidades en los actuales y potenciales profesionales de nivel intermedio para reflexionar sobre su práctica y prepararse como agentes de cambio en este nuevo escenario. Revisamos y practicamos modelos y herramientas provenientes experiencias exitosas para fortalecer el liderazgo pedagógico. Reconocemos la importancia de una visión estratégica tanto a nivel intermedio como de los establecimientos centrada en los aprendizajes. Fortalecemos habilidades sociales. Comprendemos los factores que inciden en la generación de redes escolares. Reconocemos y analizamos la cultura en que estamos y las transformaciones que necesitamos para facilitar el cambio. Analizamos críticamente la información. Aprendemos enfrentando desafíos, practicamos nuevas metodologías y herramientas para el trabajo con los establecimientos, y aprendemos con otros.
La implementación de un buen sistema de apoyo pedagógico a los establecimientos va a depender mucho de la formación y capacidad de los actores involucrados. El espacio para co-crear nuevas formas de apoyo es un desafío y posibilidad que se abre a los profesionales de los niveles intermedios.